Esperamos vuestra participación

Aquí ofreceremos descripciones, respuestas y opiniones sobre el tema de la sociedad de consumo y sociedad

viernes, 20 de mayo de 2011

Amor, consumo y otras hiervas…


Por qué prevalece más la imagen de una pareja caminando de la mano por la playa que la de un hombre y una mujer mirando televisión tranquilos? [1]

Cabe preguntarnos hasta qué punto está ligado el concepto de amor con la cultura, y en su trasfondo con el modelo económico capitalista. En qué nivel influyen las obras literarias, el cine, la televisión, y la propia publicidad que consumimos, en nuestro modo de ver el amor, en la manera de elaborar el romanticismo. Y es que estos discursos, mucho tienen que ver en este sentido.

 Cuando nos sentimos atraídos por una persona, al instante ponemos en marcha una serie de mecanismos que nos permiten cualificar dicha emoción, la llamamos atracción sexual, amor, enamoramiento, revolución hormonal.

Estas diversas definiciones que utilizamos para describir dicha sensación son convenciones culturales, simbólicas y compartidas por la inmensa mayoría de la sociedad occidental.
Las personas elegimos en cierta medida como definir la emociones mediante ideas preconcebidas culturalmente. Podríamos preguntarnos, si es quizás el amor romántico, un producto más que consumimos? Es el “amor” un producto de nuestro propio recuerdo, dado por nuestra culutra audiovisual? Es el amor romántico un invento de la cultural? Encontraremos esta respuesta y muchas otras en la obra “El consumo de la utopía romántica” de Eva IIlouz . De la que he podido leer un fragmento, navegando por la red, y me ha parecido un tema muy interesante y digno de mención y de la que no tardaré con hacerme con un ejemplar
1. Illouz, Eva(2009)

Nueva York, la ciudad que nunca duerme.

Esta última entrada que voy a realizar para el proyecto blog de sociología, me gustaría dedicarlo para contar un poco la experiencia que viví hará unos meses en la ciudad de las luces y la publicidad, la ciudad de Nueva York.
 Intentare no subirme por las ramas hablando de lo impresionante que es esta ciudad y lo que me encantó tratando de centrarme en un concepto importante como es el estatus social, así como el estilo de vida tan intenso y cosmopolita de sus residentes.
Comenzaré diciendo que en esta ciudad, viven más de 8 millones de personas y tengo que confesar me estresé al ver como se mueven por ella con gran dinamismo, tendencia comprensible por la gran cantidad de habitantes.




Siguiendo con mi propuesta diré que Nueva York también es conocida como la capital del mundo, sobre todo por la gran variedad de grupos étnicos que se mezclan en su población. Personas de todas las partes del mundo pueden ser encontradas en la ciudad, pudiéndonos enriquecer de todos los idiomas que se pueden escuchar además, de los comercios, restaurantes, museos,…que se pueden visitar. Destacar que lo que más me gustó fue la consecuencia que se obtiene de todo lo dicho, la tolerancia racial y religiosa que encontré entre los neoyorquinos.

No me puedo olvidar del estilo de vida de Nueva York asociado con la moda y la innovación. Se trata de una ciudad modelo, todo se envuelve de puro diseño desde sus edificios hasta la ropa en los comercios más prestigiosos.
Pero el dinamismo y el glamour tienen sus costos, Nueva York es una de las ciudades más costosas del mundo. Es la ciudad más cara de los Estados Unidos. Por otra parte, los trabajadores pueden compensar este alto nivel de vida con sus salarios, ya que son bastante elevados, al igual que el nivel de consumo debido a la potencialidad de la publicidad y los estándares de vida.
Para concluir diré que Nueva York es moda, la amas o la odias,  pero es una ciudad que no deja indiferente a nadie, donde no te sientes un extraño cuando paseas por sus calles, donde todos encuentran un hueco donde encajar, donde no solo se unen razas, idiomas y etnias ni te miran raro por tu acento o color de piel, es una ciudad que se queda corta vivirla con los cinco sentidos y no debemos desaprovecharlo.


“Únete a disfrutar el dinamismo de la ciudad que nunca duerme”

Salomé Pérez.

FABRICADOS PARA NO DURAR

Documental COMPRAR, TIRAR, COMPRAR

Es este el título del documental que la 2 de tve emitió hace unos meses en televisión. El tema principal es la duración limitada de los productos que adquirimos para tener que sustituirlos una vez estropeados- ‘Obsolencia programada: el deseo del consumidor en poseer algo un poco más nuevo bastante antes de lo necesario’, es una de las frases destacable del documental. Pero,  ¿somos conscientes de ello? O como sería peor, ¿convivimos con ello, y ni siquiera nos importa? Los fabricantes han ido poco a poco acortando la vida de los productos para poder hacer del consumo compulsivo, o de la obsolescencia programada una realidad aceptada e invisible a la vez por todos los sectores de la sociedad. Esta realidad creada convive con nosotros, o mejor dicho se ha ido creando desde hace unos años hasta ahora, cuando empresarios y fabricantes obtuvieron distintos valores relacionados con la moda y la novedad, dejando de lado los valores de consumir por necesidad.

En este documental podréis ver como se ha forzado esta obtención de valores provocando esa llamada obsolescencia programada y cómo esto afecta a los consumidores, y como no, al medio ambiente en el que poco a poco observamos el paso de factura por su parte. Algunas de las asociaciones de consumidores lucha para intentar minimizar los resultados de este problema e intentar entre todos cohesionar la sociedad de una forma que afecte lo menos posible a los que la forman.
Podemos ver ejemplos impresionantes tanto en objetos creados para no acabar como lo contrario. Un famoso ejemplo es el de la bombilla centenaria grabada con webcam, en el ejemplo principal de la utilización de 3 webcam en el caso de los objetos con fin. A lo largo del documental el ejemplo  general: ‘’compra otra’’. También rodean este tema en relación con el medio ambiente y los problemas que  a esta causa la llamada obsolescencia programada. Esto nos hace pensar cuál es el modelo económico que rige nuestra sociedad, y cómo nosotros mismos influimos en el funcionamiento de la misma. Es aquí donde quiero introducir conocimientos sobre el tema. Es decir, cómo los modelos económicos de nuestra sociedad actual reflejan la interactuación de todos los sectores de la sociedad. Ya sea por la creación de productos que no duran, los cuales favorecen al crecimiento económico de las empresas, cómo por la comodidad de los clientes en adquirir productos ahorrando en su cartera o sabiendo hasta cuando lo van a querer, y cuando van a desear otras cosas. En cuanto a este tema cabe destacar que la estratificación de la sociedad y la división de la misma en clases cada parte de la sociedad busca unos beneficios propios. También hemos de tener en cuenta el trabajo y las funciones de cada uno en la sociedad y de cómo se fusionan. Esta fusión no es positiva ya que provoca un modelo social en el que dejamos de consumir calidad para consumir lo que nosotros mismos creamos y que directamente nos afecta. Somos conscientes de que ellos nos toman el pelo, pero somos nosotros los que así lo queremos. Esta fusión dicta nuestros actos y crea un modelo económico que nos rige y marca el funcionamiento de la sociedad.  Espero personalmente que miren el documental, vale la pena y podemos llegar a crear una economía desigual y difícil de cohesionar si nosotros mismo no hacemos algo para solucionarlo.


Lirios Flores Córdoba  

Este verano ya no se llevan …

Todos hemos sido alguna vez víctimas de la moda, o más bien del cambio de ella  de una temporada a la siguiente. Aunque no se cambie de talla, todos los años,  cuando se acerca el verano, se repiten las mismas escenas: las tiendas llenas de  colores que se van a llevar en esa temporada. Además de eso no puedes fiarte de  que pesando lo mismo lleves la misma talla, porque las tallas cada vez dan  menos talla y necesitas tallas más grandes para que midan lo mismo que otras  mas pequeñas de años anteriores.

Este último inconveniente de la moda  con los cambios de tallas que no están  estandarizadas, también  supone un consumo compulsivo pero de productos  milagrosos que te aseguran perder esos kilos que supuestamente te sobran.  Otra cosa que cambia de un verano al siguiente son los destinos turísticos. Hubo  un tiempo en el que estaba de moda  ir a República Dominicana siendo un  destino de lujo para quien se lo podía  permitir, pero con el paso de los años a  dejado de tener tanto atractivo turístico y ahora se pueden encontrar viajes con el  mismo destino y tiempo de estancia por un precio que no llega a la mitad de lo  que costaba hace 4 o 5 años cuando ir a República Dominicana era “el no va  más”.

Hay muchos otros aspectos en los que las personas podemos ser víctimas de las  modas sobretodo en verano, como por ejemplo: la  ropa incómoda. Parece un  contrasentido decir que porque algo sea moderno o esté de moda la gente lo vaya  a llevar pese a ser una prenda incómoda. Y es que en los últimos años han  surgido una serie de prendas que en nuestra opinión son bastante incómodas,  pero que como están de moda, la gente los compra y va muy orgullosa de saber  disimular lo incómodo que se va con unos tacones de más de 10 centímetros o  con el pie completamente plano. En las  rebajas, la gente hace un montón de  tonterías como por ejemplo: comprarse eso que tiene una que conoce 2 euros  más barato para poder presumir delante de sus amigas de lo bien que saben  comprar y las ofertas que encuentran.  Esta idea no es otra cosa que un  consumismo camuflado, porque posiblemente, esa supuesta buena compradora  no le dará utilidad a esa prenda y por lo tanto, esos 2 euros que se ha ahorrado  con respecto a su amiga, no son nada comparados con el total del precio que se  hubiera podido ahorrar si se hubiera parado a pensar en que realmente no  necesitaba esos zapatos, o ese bolso o lo que sea que compre y lo que es aún más  grave es que en algunas de estas ocasiones eso que han comprado ni siquiera les  gusta.


El ejemplo que acabo de poner podría parecer una crítica a la actitud que tienen  algunas mujeres en este sentido, pero podemos encontrar ejemplos igual de  graves y de absurdos en el sector masculino de la población. Cada vez que una  marca conocida de deporte saca unas  nuevas deportivas con muelles mas  grandes o con muelles más pequeños o con burbujas de colores, o con un pez en  la suela o con cualquier otra tontería que las diferencie del resto, todos los chicos  van como locos a por unas deportivas de esas cuesten lo que cuestes no pararán  hasta que sus padres, hartos de oírselas pedir, se las compren. Cuando el chico  ya tenga sus deportivas nuevas y se de cuenta de que son exactamente iguales  que las que se compro hace dos meses por la mitad de precio y que lo único que  las diferencia es el color, podrán sentirse engañados, pero  no lo harán porque  estarán llevando unas zapatillas caras que son lo último en el mercado.

Adrián Martín Esteve

viernes, 15 de abril de 2011

Blanco o negro

Los medios de comunicación ayudan en gran medida a mantener un determinado orden social. Un claro ejemplo es la política, ya que en muchos casos los medios fomentan la división política de la sociedad.
La imparcialidad en los medios se podría decir que es una utopía. Todos los canales de televisión de forma directa o indirecta se posición frente a otra ideología política. Estos fomentan la división de la población según sus creencias políticas. Es evidente que cada persona posee una ideología política. Pero desde mi punto de vista no se promueve el intercambio de ideas, se pueden tener diferentes puntos de vista, pero compartir ideas. Por el contrario los medios nos inducen al borreguIsmo, el posicionamiento ciego. Se centran más en las disputas políticas, que en lo que realmente importa. Podríamos decir que se trata a los espectadores como meras marionetas a la merced del sistema político y de los intereses ideológicos de las cadenas
Alba Clérigues Abel

Belén Esteban VS Carmen Lomana

Dos personas completamente distintas, criadas en ambientes totalmente distintos, educadas de forma diferente, 2 personas que en una sociedad estratificada pertenecen a diferentes clases sociales.

Por un lado La Princesa del pueblo, se define como una mujer de barrio, sin tapujos y completamente espontánea y natural. Por otro lado la más pija de las pijas españolas, se define como refinada, educada y amante de la alta costura. Desviándome un poco de este tema tan interesante como es definir a estas dos rubias tan divinas en su ambiente pero a la vez tan distintas, me dispongo a reflexionar sobre como los medios de comunicación afectan a la división de la sociedad en diferentes clases sociales.

Creo que estoy en lo cierto, si digo que los medios de comunicación en lo referente a este tema, se centran en crear personajes totalmente estereotipados que reflejen a una sección de la sociedad para que esta se pueda sentir identificada con uno de ellos. Ni la Lomana es tan pija ni tan refinada, ni la Esteban tan vulgar, pero a ellos les interesa crear papeles para que estas "marionetas" los interpreten y la sociedad se volque en estos por sentirse completamente identificados y de este modo mover a la masa inconsciente.

Consumimos televisión y esta gente no son más que su producto, encendemos la tele y queremos ver a personajes como Belén dando gritos y tirándose eructos, o a Carmen en un supuesto día normal para ella en el que como todas las ricas de España se gasta más de 3000 euros en vestidos y joyas en menos de una hora. Necesitamos tener un modelo, un representante de la clase a la que pertenecemos o a la que queremos aspirar, y a raíz de ese personaje forjar nuestra personalidad.


Lo que consiguen los medios es crear un público sin opinión, sin personalidad siendo de este modo mucho más manipulables.  No obstante nosotros, muy lejos de revelarnos, estamos totalmente contentos y satisfechos con la creación de estos personajes. Nos divierten y entretienen todos los días, los imitamos, hablamos de ellos con los amigos, con la familia... No nos damos cuenta que es todo ficción que no refleja la realidad, de este modo nos frustramos al intentar llegar al nivel que esa persona que sale en la tele y pertenece a nuestra misma clase ha llegado.


Esta creación de estereotipos basados en las clases sociales de una sociedad estratificada va más allá de la creación de personajes aislados, ya que también se crean programas como "Mujeres ricas" o "Princesas de Barrio", en la que nos muestran el día a día de personas de clases completamente opuestas.

Visto esto, creo que los medios lo que hacen es consolidar estos estereotipos, y de este modo marcar más la diferencia entre las personas de una misma sociedad, creando odio rechazo entre personas de clases diferentes. Nos hacen creer que nos muestran una realidad cuando no es así, nos engañan y manipulan a su antojo, por lo tanto no lo veo nada ético. En estos tiempos en los que los medios han obtenido tanta importancia se debería regular o controlar este tipo de manipulaciones ya que el impacto social está siendo muy profundo. 




Adrián Martín Esteve

Dependencia

Teoría de la dependencia.
Cuando hablamos de medios de comunicación es inevitable pararse a pensar en cómo nos hemos acostumbrado a éstos, y no sólo eso, sino que nos hemos convertido en seres dependientes de la comunicación y la distracción (ya que ambas, actualmente, se encuentran íntimamente ligadas). 
Esta teoría, por tanto, intentará definir bajo qué condiciones los individuos se vuelven dependientes de la comunicación masiva.
Resulta indudable pensar que aquellas personas que son dependientes de algo, como podría ser también el tabaco o el alcohol, se vuelven más vulnerables y por tanto, más susceptibles de ser “manipulados” en sus creencias o ideologías. Pero son muchos los que piensan que los medios de comunicación no cambian las opiniones, sino que las refuerzan, como bien podemos leer en el libro La influencia personal de Lazarsfeld, que supuso el fin de las consideraciones sobre los efectos de los medios de comunicación vigentes hasta ese momento. Es una teoría que continúa vigente, sobre todo para entender como ocurren los cambios de opinión a corto plazo en, por ejemplo, una campaña electoral.
Todos los autores que han podido estudiar esta teoría llegan a la conclusión de que hay personas aptas, líderes, que potencian este cabio, o mejor dicho refuerzo de opiniones.

Llegados a este punto es evidente que digamos, que hoy en día esas personas que influyen en nuestras opiniones son los publicitarios. La publicidad cambia nuestra forma de hablar, nos impulsa a defendernos, reivindicar, entender, recordar…
La publicidad es un espejo de la sociedad en la que nos encontramos. Y no sólo de la sociedad en sí, sino también del momento que está viviendo esa sociedad. La publicidad cuenta lo que la sociedad quiere escuchar, aquello que le va a dar tranquilidad, aquello que le va a hacer luchar.  



Respecto al tema de la comunicación remito esta entrada a otro blog que trata el mismo tema y que me ha parecido interesante. El blog trata la "Teoría de la Comunicación Social" y en esta entrada en concreto, a la que remito, trata también la teoría de la dependencia.